Larga espera

Cuando llueve, los habitantes de una ciudad cercana a un río se quejan de esas inundaciones, que tan rápido como llegan, se van, dejando huellas de destrucción a su paso.

Mientras, en el África Occidental, los pobladores de una pequeña aldea imploran que unas gotas del líquido vital aplaquen la sequedad.

La madre naturaleza quiso que nosotros nos encarguemos de repartir el agua equitativamente en el planeta. Lleva más de cinco mil años esperando.

Esto lo escribí para un concurso, y no gané. Bueno, les dejo para que lo lean.

Anuncios

¿Qué opinás? Me interesa saber lo que pensás sobre este post :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s